Madres que hieren.

Columna publicada en diario Tabasco HOY.

La figura de la madre en cualquier cultura siempre has sido una figura de veneración, de pureza, una persona que emana amor, ternura, cariño.

No todas las madres son como la definición anterior la detalla. Existen las madres saludables,  aquellas que están dispuestas a formar familias con hijos libres e independientes.

Desgraciadamente, también son muchos los casos en donde la madre es  fuente de abuso, el cual es maquillado a través de una serie de manipulación es las cuales no son siempre fáciles de detectar.

Se puede decir que una madre es emocionalmente abusiva cuando utiliza a sus hijos para satisfacer sus propios vacíos emocionales. Cuando piensa que sus hijos no son seres humanos independientes, sino que existen para compensarlas a ellas por lo que perdieron o no tuvieron. Por eso más que educarlos para que crezcan emocional y psicológicamente, se encargan de poner obstáculos para su desarrollo individual. Así es una triste realidad.

Quienes han sido criados por madres abusivas desarrollan una profunda inseguridad para vivir. Sienten una honda angustia de abandono. Les cuesta trabajo decidir y se sienten invadidos por cientos de temores imprecisos. También desarrollan fuertes sentimientos de culpa y normalmente su autoestima es baja.

A continuación te doy algunas manifestaciones sobre todos las más comunes de una madre que hiere a través de la manipulación:

  1. La utilización de la amenaza como medida para controlar el comportamiento de su hijo. Amenaza con golpear, con castigar… Pero también amenaza con la condena eterna, con abandonar, con las venganzas del destino, con enfermar…
  2. El típico chantaje emocional: El discurso de la mama al hijo es: yo he dado todo por ti y tu así me pagas. Poniéndose en lugar de víctima para conseguir lo que desea.
  3. Utiliza constantemente la CULPA: Hacer sentir culpable al hijo es un recurso donde la madre en lugar de tomar su responsabilidad de adulto minimiza al pequeño y le traslada sus miedos.
  4. Se apropia de las conversaciones. Interrumpe a su hijo cuando está hablando y siempre quiere decir la última palabra en una discusión.
  5. La madre sobre protectora: El proteger tanto a un hijo lo hace inválido  emocionalmente y le quita los recursos psicológicos para enfrentar el mundo y resolver sus problemas.

Este tema lo escribo no para criticar a las madres, realmente muchas hieren a los hijos de manera inconsciente. Pero si tú que estas leyendo este artículo y eres madre o tuviste una madre que te lastimo, sanar tus heridas es tu responsabilidad y conviértete en una madre sana que educa y ama.

Espero que este tema te haya gustado y lo compartas para ayudar a más personas en situaciones similares.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *