Viviendo de prisa, ¡desacelera tu vida!

¿Tienes la sensación de siempre estar corriendo y de que el día se te pasa volando?

Columna publicada en diario Tabasco HOY.
Si te identificas con el título «Viviendo de prisa», es porque realmente estás viviendo de manera acelerada y cuando terminas tu jornada diaria estás agotada(o), te invito a que sigas leyendo. 
Es necesario que reconozcas si estás viviendo contra reloj, trabajar, atender las obligaciones de una casa, hijos, pagos, ir al gimnasio, salir con amigos etc. Termina siendo agotador. Se pierde la capacidad de goce y disfrute tanto de las actividades realizadas de manera rápida y la calidad en las relaciones interpersonales. 
El vivir tan deprisa cobra factura y las consecuencias pueden llevarse de por medio tu salud. Existen padecimientos que se dan vivir al límite tales como estrés, ansiedad y depresión. Esto desencadena tensión nerviosa que si perdura con el tiempo genera una sensación de amenaza, de inquietud puede ocurrir finalmente desgaste físico emocional y mental lo cual da lugar a cambios emocionales, y psicológicos y sobretodo se pierde el sentido del disfrutar el día día de vivir los momentos a plenitud.
A continuación te daré algunas sugerencias para bajar el ritmo y desacelerarte:
1. Lleva una agenda.
Bien sean que la hagas de manera electrónica o a la antiguita escribiéndo en un cuaderno. Es necesario que aprendas a organizar tus actividades diarias, por prioridad, por horario y no saturarte de mil actividades y compromisos.
 2. Aprende a delegar.
Pide ayuda, así es vivir de prisa y con muchas actividades es agotador . Aprende a repartir tus actividades según en el ambiente que te desenvuelvas. Si es en tu trabajo, pide ayuda a tus compañeros para trabajar en equipo, si es en tu hogar, ponte de acuerdo con las personas que vives: padres, pareja, hijos,amigos. Para que se repartan las actividades dentro y fuera del hogar. Esto te dará un gran respiro y podrás concentrarte y hacer al cien por ciento las actividades que te corresponden.
3. Toma un tiempo fuera.
Date chance de manera diaria aunque sea 10 minutos para no hacer nada. Es decir tumbarte en el suelo, hacer respiraciones o simplemente mirar por la ventana y no atender teléfonos, personas etc. Date este tiempo
Para serenar tu mente.

 

 

4. Practica la técnica mindfulness.

El mindfulness puede considerarse una filosofía de vida que incluye la práctica de la meditación. La técnica de mindfulness tiene como objetivo disfrutar el aquí y el ahora. Se busca lograr un estado de atención plena centralizada en un pensamiento o sentimiento (felicidad, tranquilidad, armonía), un objeto (una piedra), la concentración propiamente dicha, o algún elemento de la percepción (los latidos del corazón, la respiración, el calor corporal, etc). Este estado se recrea en el momento presente y pretende liberar la mente de pensamiento.
Lograr bajarle el ritmo de tu vida te dará grandes beneficios, los cuales se verán reflejados en tu salud y en tus relaciones interpersonales. No vivas cansado, vive pleno y feliz.
Espero que este tema te haya gustado. Recuerda que si requieres ayuda psicológica no estás sola, cuentas conmigo. Espero tu comentario, ¡nos leemos la próxima!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *